SILVESTRE II, EL PAPA MAGO

Posted on Posted in Historia

Y le llamo mago, para no asustar al lector, ya que se le ha considerado alquimista e incluso las malas lenguas, lo denominaron nigromante. Como ya sabéis, entre estos últimos, los había que practicaban la magia negra, los cuales entre otras técnicas, utilizaban las víscera de pobres desgraciados para predecir el futuro.

Sea o no cierto, su vida no se puede negar que es fascinante. Cuando nació en Auvernia en Francia, pronto se dieron cuenta que se trataba de un niño extraordinario. Cuenta la leyenda, que un gallo canto desde Jordania con tal potencia, que su cacareo se escuchó a miles de kilómetros en Roma.

Un druida, como así llamaban los antiguos galos a sus magos, observaba avizor los movimientos del niño y cuando considero que tenía la edad suficiente para aprender, le enseñó los secretos de las estrellas y sus extrañas conjunciones que le trasmitían secretos que nadie conocía. Fue así como descifró algunos misterios del universo, revelándose ante él conocimientos que utilizaría a lo largo de su vida.

Papa silvestre II

Para entonces, la península ibérica estaba ocupada prácticamente en su totalidad por los árabes, mucho mas preparados que los antiguos moradores del lugar. En algunos puntos de esa geografía, la cultura era un bien preciado, en donde se practicaba el estudio de las matemáticas y la astrología. Un oasis para una mente inquieta y curiosa como nuestro protagonista, en un tiempo, en donde tras la caída del imperio romano, la oscuridad y la ignorancia habían extendido sus tentáculos por el mundo.

Se desplazó hasta Ripoll, la actual Cataluña y allí no pasó desapercibido ante los ojos de los frailes y de un noble, el conde de Barcelona que vio en él algo especial y esa chispa de inteligencia que alumbra a algunas personas. Lo destinó al monasterio de Santa María en donde fue bien acogido durante tres años. En ese lugar, pudo disfrutar de sus distintas enseñanzas y de su buena biblioteca.

Pero Gelberto de Aurillac, como así se llamaba antes de ser nombrado Papa, era un hombre de aventura y no me refiero sólo a la exploración intelectual, sino a aquellos hombres que ponen en juego sus vidas para conocer otros mundos. Como ya os comenté, en aquel tiempo, los árabes habían tomado España como suya y Gelberto aprovechando esta circunstancia, quiso conocer los secretos que su cultura escondía, decían que la mas avanzada de su tiempo. Cruzó la frontera del califato de Córdoba (árabe) que ocupaba casi toda la península y sorteando los peligros del camino llegó a Córdoba.

Esa ciudad rezumaba vida, arte y cultura. Allí recibió información de los maestros mas conocidos de la época y cuando creyó que había pasado tiempo suficiente en ese lugar, pensó en irse, pero no con las manos vacías. Cuentan que se llevó de allí, un libro prohibido, lleno de recetas de brujas y hechiceros que le permitirían hacer a su poseedor, todo tipo de sortilegios de magia negra.

Sus conocimientos eran tan amplios, que el mismísimo emperador de Roma nombrado como Otón, lo contrató como tutor de su hijo Otón II, que con el tiempo, estaba llamado a sucederle en el trono. A partir de ahí, fue gestándose una carrera en la curia que lo catapultaría al arzobispado de Ravena y posteriormente al pontificado tras la muerte del papa Gregorio V. Era el año 999 y algunos vieron en este Papa tan instruido, la obra lucida y maligna del demonio. Además la fecha daba lugar a todo tipo de especulaciones, porque si le das la vuelta a esos números, se podía leer el inquietante 666.

Silvester-II-and-Devil

Fueron tiempos de miedo. Se acercaba el año mil y como os podéis imaginar, todos estaban asustados, ya que pensaban que era el fin del mundo, lo cual parecía confirmarse por los múltiples avistamientos de monstruos marinos, lobos en poblaciones donde nunca habían estado y extrañas apariciones de criaturas.

Os diré que el Papa no prestó demasiada atención a estos rumores catastrofistas, aunque tuviera línea directa con Dios, poco podía hacer si la voluntad de la deidad era destruir el mundo y se dedicó en cuerpo y alma a sus inventos. Son suyos algunos artilugios como los relojes de agua o el ábaco, así como mejoras en instrumentos como el órgano. Y os parecerá increíble, pero en el mundo cristiano no se conocía el cero ni los decimales y él los incorporó al conocimiento matemático de la época, tras haberlos adquirido de las enseñanzas árabes. Pero también creo algo mucho mas escalofriante.

En esta época, es cuando surge de sus manos ,uno de los inventos que mas misterio han despertado en la historia de la humanidad. Cuentan que al oír el rumor de que había una estatua en el Campo de Marte cerca del Vaticano, que contenía en su cabeza un gran misterio, se dirigió allí sin demora. Cuando el sol llegaba a su meridiano, la sombra de la mano de la estatua, señalaba una baldosa de piedra. Al levantarla, descubrió una grita que contenía un fabuloso tesoro repleto de objetos de oro. Fue así como conseguiría una gran cantidad de este precioso metal, aunque otras versiones consideran que fue un cuento que inventó el Papa, con el fin de ocultar que realmente de donde lo había conseguido era de la alquimia.

Fundió el oro y llevó a cabo el proyecto que siempre había deseado. Una cabeza gigante que podría hablar, la denominada cabeza parlante. Dicen que espero a que los astros se alinearan de la manera adecuada y en ese preciso momento, desempolvó el libro que años atrás había extraído de Córdoba y leyó algunos de sus párrafos de magia negra. Fue así como cuentan que la cabeza empezó a hablar.

Papa-Silvestre-II-creó-la-primera-inteligencia-artificial-en-el-año-1000

Cuando veían ese artilugio los demás, quedaban totalmente aterrorizados. Era una estructura gigantesca con aspecto grotesco y monstruoso. El Papa le hacía preguntas y ese armatoste contestaba con su voz sibilina, mientras sonaban los engranajes de cuerdas y ruedas dentadas que tenía en su interior. Para las personas que lo veían no quedaba dudas, era obra del diablo.

Sin embargo, es curioso que el Papa duró cuatro años en su cargo, mucho tiempo para un tiempo en donde el veneno resolvía todas las disputas por el poder y el orden sucesorio en el cargo pontificio.

Próximo a su final, relatan que un sucubo, es decir, un demonio femenino, se enamoró de él y decidió convertirse en mujer, renunciando a su eternidad del inframundo. Cuando murió el Papa, cuentan que ella también falleció y fueron enterrados juntos.

Un personaje sin igual, cargado de leyenda y misterio, que sin embargo, fue un hombre adelantado a su tiempo, desarrollando la ciencia en una época en la que los avances científicos se consideraban propios de Lucifer. Me resultó curioso descubrir que era una persona preocupada por la naturaleza y por el Camino de Santiago, peregrinación que se hace hasta el sepulcro del apóstol Santiago. Decía que algunas personas al recorrerlo, adquirían poderes, lo cual puedo confirmar, ya que vivo en la ciudad de Santiago y he visto a muchos de esos viajeros que me lo confirmaron.

Como su final debía ser digno de su figura, dejó algo que aun llega a nuestros días, un enigma que solo se revela de vez en cuando. Relatan que de su tumba en la basílica de San Juan de Letrán, sale un extraño fluido y se escucha el ruido de unos huesos, cuando la vida de un Papa, esta llegando a su fin.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, suscríbete al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos.

2 thoughts on “SILVESTRE II, EL PAPA MAGO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *