Bruja

SAGBURRU Y ERICTHO, LAS PRIMERAS BRUJAS DE LA HISTORIA

Publicada en Publicada en Historia

Siempre he pensado que existen personas con poderes, aunque son excepcionales. Muchas menos de las que actualmente aparecen en los medios de comunicación anunciando prácticas adivinatorias. Sin embargo, se pueden encontrar individuos con dones especiales para curar, pero también para hacer el mal.

Las brujas como tales, tienen su origen muy relacionado con el cristianismo entre el siglo XV y el XVI. Se dice que estas criaturas, hacían pactos con el diablo y eso les permitía al maldecir, provocar enfermedades, plagas y climas adversos a las personas que ellas se proponían. En general, no eran muy agraciadas físicamente y su higiene brillaba por su ausencia, por este motivo, desprendían un olor putrefacto. Se le atribuían diferentes poderes, como la capacidad de volar o de trasformarse en diferentes animales. Cuervos, cucarachas o todo tipo de alimañas, eran utilizados como sus secuaces para realizar sus maldades. Pensar en sus rituales da escalofríos. Participaban en ceremonias llamadas aquelarres, en donde el demonio estaba siempre presente. Allí comían carne humana, preferiblemente fresca y tierna que podían obtener de los niños. Además en esos rituales, practicaban sexo en grupo, en donde el diablo tenía una papel fundamental y se dice que tenían la repugnante costumbre de besar el ano de un macho cabrio.

Bruja2

Para poder dormir tranquilos, me he limitado a haceros un resumen sobre las brujas y no entrar en escabrosos detalles.

Os podréis imaginar, que el terror que provocaban en las poblaciones era enorme y en muchas zonas por las noches, se imponía un voluntario estado de excepción, en donde a nadie se le ocurría salir a la calle. Pero la existencia de hechiceras se remonta a tiempos inmemoriales. La mayoría hacían igual un remedio casero para curar una enfermedad, que un veneno para quitar la vida, por lo que era fácil que traspasaran la línea que divide el bien del mal.

La mas antigua que se conoce era Sumeria y data del año 2700 antes del nacimiento de Jesucristo. Sabemos algo de ella por los poemas de Enmerkar, los cuales me resultaron muy curiosos. En esa época vivía un rey que se declaraba abiertamente en contra de Dios y que se caracterizaba por ser bastante violento, lo cual parece confirmarse por lo que se describe en los poemas de Enmerkar. Por lo que parece, se enfrentó a otra ciudad que consideraba que le pertenecía. Esa urbe se llamada Aratta y debía ser muy rica, pero su dirigente se negó a pagar los impuestos que le exigía el monarca, lo cual me parece muy lógico, ya que no recibiría nada a cambio, mas bien era una extorsión.

Hoy en día si no pagas impuestos y te descubren, en el peor de los casos te ponen una multa o te confiscan dinero de tus cuentas bancarias, sin embargo, en aquella época las cosas se hacían de otra manera. Enmerkar primero le convenció amistosamente, que deferencia por su parte, pero como el rey de Aratta debía ser bastante testarudo y pensaba que lo suyo era suyo y de nadie más, se volvió a negar, Emerkar cruzó 7 colinas y al llegar supongo que bastante cabreado por el terrible recorrido, le dio palos hasta en la cedula de identidad. Y cobró los “impuestos” con crees, porque se llevó toda la fortuna de la ciudad.

Pues en ese tiempo vivió Sagburru, una hechicera de primer nivel como veréis. Debió despertar bastante recelo y llegó un momento en el que tuvo que retar a otro hechicero, posiblemente para demostrar quien era el mejor de los dos.

Sagburru

Un combate al estilo Harry Potter, en el que cada uno debía invocar a un animal, para que después se enfrentaran entre ellos.

Primero empezó el brujo y tras unas palabras mágicas, salió del agua un pez. Lo cual me imagino que dejaría a todos boquiabiertos y en ese momento, se escucharían algunas sonrisas socarronas, en vista de una aparente victoria sin paliativos por parte del mago.

En ese preciso momento, Sagburro se plantó en frente del agua y estiró su espalda y sus brazos mientras pronunciaba palabras incomprensibles para todos, pero que despertaron a la naturaleza de su aparente tranquilidad y emergió de entre las aguas, otro pez mucho mas grande que se apoderó del primero, ante el asombro de todos los presentes.

Creo que el mago debió remangarse la camisa, como decimos cuando tenemos que dar lo mejor de nosotros para realizar un esfuerzo, ya que se dio cuenta que el combate no sería fácil.

El hechicero tenía una idea con la que estaba seguro que se pondría por delante en el duelo y la puso en práctica. Del agua brotaron no sólo uno, sino dos animales, una cabra y una obeja. Me imagino que se escucharía un alboroto de aplausos y de nuevo algunas sonrisas malévolas. Ahora se vengarían de Sagburru, viendo su cara derrotada. No se podía admitir tal ofensa de una mujer, a un mago de su reputación.

En la segunda oportunidad, Sagburro volvió a soltar su invocación y apareció de repente un lobo que hizo presa a los dos animales.

Así fue derrotando una y otra vez al mago hasta que se dio por vencido.

Algunos nos preguntamos, ¿Cómo enfrentarnos con una hechicera así?.

Pues te responderé que resolver esa cuestión no es tan importante, ya que fue la primera bruja que se conoce, pero no la peor de la antigüedad. En la época romana, las había muchísimo mas perversas y así lo narraban escritores clásicos como Horacio, Virgilio u Ovidio. Describían a mujeres ancianas de una fealdad extrema, pero cuyas características mas importantes, eran sus poderes paranormales. Disponían de la capacidad para modificar el clima, cambiar el curso de los ríos o hacer que astros como la luna lloraran sangre. Pero el relato que mas miedo me da es un poema de Lucano, en donde cita a la espeluznante bruja Erictho. Se dice, que esta inspiró a Mary Shelley para su novela Frankenstein.

ERICTO

Según contaba el poeta, vivía en los escondrijos que encontraba en los cementerios. Su melena desaliñada, ocultaba un rostro aberrante. El aspecto desaliñado, se podía ver a leguas cubriendo un cuerpo escuálido que desprendía una fetidez insoportable. Sus manos retorcidas que parecían artríticas, estaban cubiertas por la sangre de las víctimas que utilizaba en sus sacrificios.

Ya veis que las brujas han existido siempre. Por eso en mi tierra es común escuchar a la gente decir: “Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas” que traducido significa, “Yo no creo en las brujas, pero haberlas, las hay”.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, suscríbete al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos originales creados por mi.

4 comentarios en “SAGBURRU Y ERICTHO, LAS PRIMERAS BRUJAS DE LA HISTORIA

    1. Me encanta escribir sobre brujas, vampiros y seres extraños. Me alegra muchísimo que te gustara. Espero que no dejes de leerme nunca, te mando un fuerte abrazo

    1. Para bruja si, pero también hay brujos, igual que hay hechiceros y hechiceras. La diferencia fundamental es su pacto con el diablo que en el caso de los primeros lo hacen y en los segundos no. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *