Exif_JPEG_PICTURE

PROYECTO CAMBIO CLIMÁTICO: HAARP, SURA Y SBX-1

Publicada en Publicada en Ciencia

Es uno de los planes militares realizados por Estados Unidos, que mas ha despertado el interés de la población.

Se trata de un proyecto, cuyos recursos consisten en mas de 250 millones de dólares, con los que se ha instalado 180 antenas en una superficie superior a 250 campos de fútbol, que poseen la capacidad de producir una potencia de 4 Gigawatios. Todo esto se encuentra situado en Alaska.

La versión oficial, indica que se trata de un estudio para conocer mas la ionosfera y su comportamiento, así como para mejorar las comunicaciones.

Para entender un poco esto, hay que decir que la atmósfera al igual que le sucede a una cebolla, esta formada por distintas capas, pero en este caso, cada una tiene unas características y funciones diferentes. La ionosfera, se encuentra a unos 80 kilómetros de altura y ocupa el espacio hasta unos 600-800 kilómetros aproximadamente. Como la mayoría de la atmósfera, nos protege del espacio exterior. En este caso de los rayos solares, sobre todo de los rayos gamma y de los rayos x. Pero la función técnica mas importante que le ha dado el hombre, es para las comunicaciones por radio. Sus ondas, chocan contra esta capa y rebotan, lo que permite enviar las comunicaciones por radio a otros lados del planeta. Sin embargo, hoy en día con las comunicaciones por satélite, pierde mucho de este interés que anteriormente tenía.

Con estos pequeños conocimientos, podemos entrar en las profundidades de este proyecto tan controvertido.

Según algunos militares, el sistema Haarp, permitiría detectar túneles y misiles ocultos en las profundidades de la tierra. Así como influir en el campo electromagnético en algunas zonas, interfiriendo en el normal funcionamiento de equipos electrónicos, lo que impediría por ejemplo, lanzar algún misil al país que se viese afectado por este sistema, interferir en los sistemas de navegación de los misiles o inutilizar sus estaciones de radar. De todas formas, este efecto, ya lo causan otras armas como la bomba de pulso electromagnético. Esto me recuerda, a lo que sucede en muchos casos en algunas abducciones, en donde todos los sistemas electrónicos fallan.

Otras personas, creen que hay una conspiración, cuyo fin es influir sobre la climatología del planeta, provocando incluso terremotos y huracanes en aquellos lugares que se desee. Esto seria posible por la enorme energía que desprenden desde estas instalaciones de Alaska y que calentarían la ionosfera a tal punto, que la modificaría influyendo también en la climatología del planeta.

Pero aun hay gente que va mas allá y relacionan el proyecto Haarp con la idea de que un pequeño grupo a la sombra, trata de imponer un nuevo orden mundial, con una única religión con la que pretenden controlar totalmente a las masas. Para este fin, utilizarían este sistema, para influir en el comportamiento de las personas, ya que se cree que al modificar el campo electromagnético en el que todos nos encontramos, se puede modificar la conducta de las personas.

Los rusos, también tienen su propio programa para el estudio y utilización de la ionosfera. En este caso se llama SURA, cuyas instalaciones, son muy similares a las que posee Haarp.

sura

Todo esto parece descabellado, hasta que escuchas como se realizan acusaciones entre rusos y estadounidenses por cambiar las condiciones del planeta y causar catástrofes naturales. Desde la DUMA, que es el parlamento Ruso, en el 2002 un comité formado para la defensa, criticó el impacto perjudicial causado por los experimentos que se realizaban con la ionosfera desde Estados Unidos. Hace pocos años, elevaron la súplica al presidente Putin para que le pidiera a la ONU, una explicación sobre este proyecto. Desde el lado americano, el meteorólogo Scott Stevens, acusó a Rusia, de estar detrás de ciertas actividades que podían repercutir en la actividad atmosférica. Para añadir mas picante al asunto, también hubo reclamaciones por parte de miembros de la unión europea, que acusaban de interferir a estos proyectos en la atmosfera de manera artificial.

Los detractores de esta teoría conspirativa, argumentan que si realmente se quisiera influir sobre la climatología, se actuaría sobre capas de la atmósfera como la troposfera y la estratosfera, que están mas próximas a la tierra y que tienen una mayor influencia sobre el clima.

En el año 2015, Estados unidos anunciaba el final de Haarp. Lo que parecía por fin un hecho tranquilizador, en pocas fechas volvió a surgir la inquietud.

Se conocía el inicio de un nuevo proyecto denominado SBX-1, al que se le atribuyen fines similares a los del Haarp, pero con una mayor innovación tecnológico. La parte mas visible de este proyecto, es la sobrecogedora estructura que a modo de plataforma petrolífera, sostiene una especie de balón gigante, del que se desconoce su interior. Según parece, se trata de una arma geofísica, a la que se le ha dotado de movilidad.

Haarp

Sean o no ciertas estas teorías, es un tema que nos intimida, ya que de existir, son imprevisibles sus consecuencias sobre nuestro planeta.

Además, siempre existirán teorías de conspiraciones, ya que todos somos conscientes, que el mundo siempre ha estado dominado por muy pocos, que lo que pretenden en todo momento, es controlar a la mayoría para su propio beneficio.

MANCROW

2 comentarios en “PROYECTO CAMBIO CLIMÁTICO: HAARP, SURA Y SBX-1

  1. Sí señor, como bien dices las conspiraciones están al orden del día. Te doy mi enhorabuena por publicar este proyecto, hacía tiempo que no oía hablar de él.

    Saludos y ya cuentas con otro seguidor.

    1. Es que el SBX1 ha sustituido a Haarp, son proyectos militares que nos afectan a todos, por eso hay que estar atento. Espero que no los utilicen para hacernos daño. Es un placer tenerte por aquí Diego, siempre publico sobre misterio y terror, son temas que me encantan y de vez en cuando hago cuentos de terror creados por mi. Te mando un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *