Bomba2

NIJŪ HIBAKUSHA, SUPERVIVIENTES NUCLEARES

Publicada en Publicada en Curiosidades

Hibakusha, es como se define en Japón a aquellas personas que sobrevivieron a una bomba atómica. Como sabréis, este país sufrió dos ataques nucleares al final de la segunda guerra mundial. Esas bombas llevaban unos nombres que resultan de un humor macabro inconcebible. Una de ellas se llamaba little boy (pequeño niño) y la otra fat man (hombre gordo). Humanizar un objeto tan asesino, demuestra hasta donde llega la vileza del hombre.

Fat Man Atomic Bomb

La historia que os contaré, me recordó a la película “El protegido”, dirigida por Night Shyamalan y protagonizada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson. En ella, un hombre es el único superviviente de un accidente ferroviario. Era tan improbable que se salvara, que a una persona no le pasó desapercibido este hecho y le hizo pensar que quizás ese individuo tenía unos poderes sobrenaturales.

Retomando el relato y considerando ese apunte cinematográfico, es realmente difícil poder vivir tras uno de estos ataques nucleares, pues imaginaos lo que es sufrir dos y poder contarlo. A esas persona que resistieron con vida esas dos bombas, se les llama Nijū Hibakusha. Oficialmente el primero en reconocerse fue Tsutomu Yamaguchi en el año 2010. Aunque ahora se considera que son 8 los afortunados, se cree que hay mas de 140 personas que lograron vivir después de los ataques nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

Como la crueldad del hombre no tiene límites, posteriormente fueron personas repudiadas por su sociedad, subsidiados únicamente por el gobierno japonés. Para la mayoría de la población son apestados, personas enfermas en donde la ignorancia les hace creer que pueden contagiarlos. Para colmo algunos los ven como incapacitados y no les dan empleo. Por eso se cree que hay muchos mas sobrevivientes y descendientes de los mismos, que sin embargo han silenciado lo sucedido.

Bomba 4

Pero hoy os contaré la experiencia nuclear de uno de ellos, que me pareció realmente interesante. Se llamaba Enemon Kawaguki, un ingeniero de Mitsubishi que por entonces tenía 40 años. La mañana del 6 de Agosto de 1945 se encontraba en su oficina en Hiroshima. Eran tan frecuentes los bombardeos, que al escuchar un avión que se acercaba, continuó con su trabajo aunque el resto de compañeros se habían dirigido a un refugio.

Un resplandor potente antecedió a su inconsciencia. En pocos segundos murió la mitad de la población de la ciudad. Aun hoy en día sorprende que Kawaguki sobreviviera a esa explosión. Donde se encontraba, la temperatura alcanzó los 3.000 grados centígrados. Para que os hagáis una idea, la punta de un cigarrillo encendido alcanza los 900 grados. La mayoría de las personas que estaban próximas a él, en unas décimas de segundo se convirtieron en carbón. El calor y la onda expansiva destruyó sesenta mil viviendas que sepultaron y golpearon mortalmente con sus escombros a gran parte de la población de esa ciudad. Algunos doloridos por las terribles quemaduras, corrían hacia el agua para encontrar consuelo y lo único que hallaban era la muerte, ya que el calor desprendido de la bomba había subido la temperatura del agua hasta hervirla.

Se despertó desnudo, desorientado y sordo al perder los tímpanos por la detonación. Se dirigió al mar en donde estuvo un buen rato para refrescar su piel dañada, mientras recibía un aire calido que olía a carne quemada. Cuando se sintió algo mejor, se subió a una colina en donde desolado contemplo la muerte y la destrucción de la ciudad.

It's weird to see this picture considering I walked through this area 2 years ago and it looked completely different, apart from that center building

Al reanimarse tuvo que soportar el terrible dolor de las quemaduras mientras caminaba junto a unos raíles de tren en busca de algún lugar seguro. Encontró un vagón en donde descansó.

Se despertó dos días después. Se encontraba en una unidad médica improvisada que estaba dentro de un vagón y que se dirigía sin pausa hacia un lugar que él desconocía. Al llegar se bajo del tren y caminó hacia el centro de esa ciudad, era Nagasaki.

Al escuchar un avión, un acto reflejo debido al traumático suceso acontecido, le hizo tirarse al suelo y protegerse lo mejor que pudo. En esa ocasión fue consciente de todo lo que sucedía a su alrededor. A cuatro kilómetros de donde se encontraba surgió el hongo asesino y el calor desprendido por la explosión invadió inmediatamente un enorme circulo mortal de fuego que convirtió en llamas automáticamente a las personas que estaban a su lado.

SI Neg. 2003-18754. Date: 8/6/1945. Aerial view from tail gunner's position of Boeing B-29 Superfortress "Enola Gay" of cloud of smoke billowing 20,000 feet above Hiroshima, Japan, after the explosion of the "Little Boy" atomic bomb, August 6, 1945; photograph made by S/Sgt George R. Caron. Credit: S/Sgt George R. Caron (Smithsonian Institution)

Doce años mas tarde, moriría fruto de la terrible radiación soportado, lo cual quizás fue lo mejor para él, ya que nunca se repuso del trauma y vagaba por el país sin rumbo como un demente.

Nunca he sido partidario de la guerra por mis principios y por practicidad, ya que la derrota siempre es una posibilidad. Y si la confrontación armada es terrible para la población vencedora, aun lo es más para la vencida. Las barbaridades fueron tan grandes por ambos contendientes, que tras los bombardeos de Tokio en donde murieron mas de cien mil personas calcinadas en sus casas de madera a causa de las bombas incendiarias y los de Dresde en Alemania en donde se calculan unos ochenta mil muertos civiles, generales aliados llegaron a decir que si perdieran la guerra, tendrían que sentarse ante un tribunal por crímenes contra la humanidad, como así hicieron los nazis asesinos.

Pero siempre existirá ese dilema, ¿qué hacer contra un dirigente demente como Hitler o Stalin cuando invade a otro país y la diplomacia no ha servido?.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, SUSCRÍBETE al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Y por favor, comparte la publicación en las redes sociales, es la única manera de llegar a más público y que me permita continuar con mi pasión, que es seguir escribiendo sobre misterio y terror.

2 comentarios en “NIJŪ HIBAKUSHA, SUPERVIVIENTES NUCLEARES

    1. Gracias, a mi me pareció una historia increíble de supervivencia, de terror auténtico. Hasta llego a pensar que su fortuna se debió a algo fuera de lo normal. Un superviviente auténtico que sin embargo lo pagó con la locura. Una historia triste pero que nos advierte de las consecuencias terribles de una guerra nuclear. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *