lago

LOS MISTERIOS DEL LAGO NEMI

Publicada en Publicada en Historia

A escasos 25 kilómetros de Roma, en un precioso lago situado en el interior de un volcán, sucede un fenómeno que por su extrañeza se convierte en único en el mundo, se le denomina el Espejo de Diana. Cuentan que sobre sus aguas en los calurosos meses del verano, se refleja la luna con tal claridad, que parece que esta dentro de ella.

luna

En un paraje tan fantástico, no podía faltar la historia mas romántica que he leído en mucho tiempo, en donde la lealtad y el destino dirigido hacia un fin admirable, convierten a sus personajes en unos seres que nos parecen de fantasía para unas personas de nuestro tiempo, en donde el amor a los demás y el conocimiento del rumbo que deben tomar nuestras vidas, son virtudes que escasean.

La historia es tan remota, que se pierde en la bruma de un pasado poco concreto, aunque se calcula que se inició cinco siglos antes de cristo, sin embargo se sabe con certeza que allí había un templo dedicado a la diosa Diana. Una divinidad que por cierto, siempre ha tenido un gran componente paranormal, ya que en muchas ocasiones, cuando se producen visiones de mujeres que parecen de otro mundo, nosotros lo consideramos apariciones marinanas (de la virgen) y para ellos, que también se producían, los atribuían a la diosa Diana. A dicho santuario, acudía la gente en busca de curación o protección y le entregaban sus ofrendas para que ella los escuchara. Custodiándolo se encontraba un guerrero, que con su espíritu entregado, ofrecía su vida a la protección del santuario. Ese personaje que parece de fantasía, ha inspirado a múltiples guionistas de películas, ya que lo envuelve un halo de romanticismo que parece irreal, sin embargo existió. Fue así como un lugar de ayuda y sanción que fue este templo, estuvo al abrigo de un soldado.

Guerrero

Dicen que sólo uno podía tener el privilegio de la vigilancia del templo, al cual sólo se le podía arrebatar con un duelo singular cuyo ganador ocuparía ese puesto. Nos podemos imaginar que el irremediable paso del tiempo jugaba en contra del valiente guerrero y la aparición de las incipientes canas en su cabello, presagiaban un inminente y fatídico desenlace para él. Era una cruda realidad en donde sólo uno podía quedar.

En ese contexto mágico, quiso intervenir uno de los personajes mas siniestros de la historia de la humanidad que fue Calígula. Cuentan que sabedor de esta historia, quiso romper su encanto eliminando la dignidad de la tradición. Para ello envió a su mejor guerrero para derrotar al custodio del santuario. Es incierto el desenlace de ese combate, aunque mis queridos lectores creo que en este caso, el bien salió derrotado. Poco podría hacer un solo hombre contra todas las huestes de un ser tan maquiavélico y poderoso como Calígula.

Sin embargo el destino si quiso que este indigno emperador romano, confiriese al lugar otra historia fabulosa. Los aires de grandeza de Calígula y su inagotable capacidad para dilapidar fortunas, le llevaron a construir dos fabulosos barcos con mas de 70 metros de largo y 20 de ancho, que mandó colocar en el lago.

barcos-nemi

Allí en la lujosa residencia flotante, tuvo su lugar de descanso y de juergas. La otra nave la usó para el culto de la diosa egipcia Isis de la cual Calígula era un devoto. Pero nadie dura toda la vida. Cuando murió Calígula, no debió dejar muchos amigos y los gobernantes romanos, decidieron destruir todo lo que lo representara, entre lo que incluyeron estas dos embarcaciones que fueron hundidas en el fondo del lago Nemi.

Así transcurrieron los siglos, las embarcaciones ocultas en las profundidades del agua y el templo en la invasora vegetación, hasta que a finales de los años 20 del siglo pasado, comenzaron el drenaje del lago para extraer las dos embarcaciones. Desafortunadamente la guerra no sólo acaba con el presenta, también es cruel con el pasado. Un incendio en la segunda guera mundial convirtió a los dos barcos prácticamente en cenizas.

Por todo ello, es un misterio saber lo que sucedió exactamente hace dos mil años; en el lago, el templo y el bosque sagrado próximo a él. Sólo en las noches de verano, podemos imaginar la soledad de ese guerrero, que vigilando el templo, miraba de soslayo al lago en busca del reflejo de la luna.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, SUSCRÍBETE al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Y por favor, comparte la publicación en las redes sociales, es la única manera de llegar a más público y que me permita continuar con mi pasión, que es seguir escribiendo sobre misterio y terror.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *