Egyptian Art at The Metropolitan - "Horkhebit was a "Royal Seal Bearer, Sole Companion, Chief Priest of the Shrines of Upper and Lower Egypt, and Overseer of the Cabinet" in early Dynasty 26. His tomb was a great shaft over sixty feet deep sunk into the desert and solid limestone bedrock in the Late Period cemetery that covers most of the area east of the Djoser complex at Saqqara. In a huge plain chamber at the bottom of the shaft, a rectangular rock core was left standing and hollowed out to house this anthropoid sarcophagus. When the tomb was excavated by the Egyptian government in 1902, the sarcophagus contained the remains of a badly decomposed gilded cedar coffin, and a mummy that wore a mask of gilded silver, gold finger and toe stalls, and numerous small amulets. Other canopic and shabti equipment accompanied the burial. The finds went to the Egyptian Museum, Cairo, while this sarcophagus was purchased from the Egyptian government by the Metropolitan Museum.
The sarcophagus is one of a group with plump, squarish broad faces, smooth unarticulated bodies, and slightly protruding feet that all originate in the Memphite area and date to the time around the reign of Psamtik II (ca. 595–589 B.C.); several of them may have been produced by the same workshop. Technically the sarcophagus is one of the masterpieces of late Egyptian hard-stone carving. The interiors of the extraordinarily rendered sunk-relief hieroglyphs and figures were left rough and may have been intended to be painted, perhaps in green. The long text on the lid comes from the Book of the Dead."

LA MALDICIÓN DE AMON RA, LA MOMIA EA 22542

Publicada en Publicada en Terror

Cuando hablamos de maldiciones de momias, a todos nos viene a la mente la de Tuthankhamon que con su descubrimiento en 1922, originó una serie de fatales acontecimientos que dieron lugar al origen de su leyenda.

No voy a ser yo quien reste importancia a estos sucesos, que fueron muchos y significativos, pero no es la única momia que ha causado desgracias a aquellos que se han atrevido a interrumpir su sueño eterno.

Para los antiguos egipcios, el alma seguía viviendo en nuestro mundo y por las noches regresaba a su cuerpo, por eso todos querían conservarlo lo mejor posible, fuesen faraones o simples mortales. Sin ellos, sus almas no encontrarían lugar en donde reposar. Ahora seguro que muchos entenderéis porque las momias no perdonan a quienes profanan sus cuerpos. Eso lo supo ver perfectamente la productora cinematográfica estadounidense “La universal” que con sus películas de terror como “La momia” interpretada por Boris Karloff, inició una saga que aterrorizó a una generación entera que esperaba que de las tumbas salieran caminando torpemente los cuerpos vendados de las momias, para vengarse de los incómodos humanos.

the_mummy-662208858-large

Pero todo esto, no es sólo cosa del pasado, actualmente en el British Museum se puede encontrar un objeto poseedor de miles de años cuya inscripción dice EA 22542 y que tiene un pasado mucho mas curioso que el de su insustancial nombre. Su denominación, es poco evocador de los grandes tiempos del remoto Egipto, posiblemente para no inquietar a las almas asustadizas, que sin embargo no puede evitar que encierre el origen de una maldición digna del guión de la mejor película de terror.

Su historia, se remonta al alba de los tiempos y es que las maldiciones, como la arena, el sol y las pirámides, ya forman parte del antiguo Egipto.

Pero antes de continuar y hablando con propiedad, EA 22542 en realidad no es una momia, se cree que esta quedó en Egipto, sino el recipiente de madera que se utilizó para cubrirla allá por los años 900-950 antes de Jesucristo. A pesar de ser únicamente un sarcófago sin contenido, eso no resto ni un ápice el peligro que asumieron todos aquellos que osaron tocarla.

Amon-Ra

No se conoce con exactitud a quien pertenecía, únicamente se sabe que se trataba de una mujer y que esta era muy importante, posiblemente una sacerdotisa del templo de Amon Ra.

La vida victoriana de la Inglaterra del siglo XIX, estaba fascinada por las historias que llegaban de oriente. Múltiples descubrimientos de las exóticas y lejanas tierras de los antiguos faraones, despertaban la curiosidad de múltiples arqueólogos y ricachones en busca de nuevos hallazgos.

Fue así como en 1880 se encontraron la momia del templo de Amon Ra con 4 jóvenes adinerados para dar inicio a una de las historias sobre maldiciones mas increíbles de la historia. Como en aquella época el dinero podía comprar estas piezas exclusivas, uno de ellos la adquirió. Terrible error, ya que la momia tenía algo preparado para aquellos que habían profanado su descanso.

El primero de los cuatro en ser víctima de la maldición, fue el que adquirió la momia. Cuentan que con la vista perdida, se introdujo en el desierto y nunca se volvió a saber más de él.

Desierto

Al día siguiente otro recibió un disparo accidental de un funcionario egipcio y tuvieron que amputarle el brazo. Al regresar a Londres de los dos restantes, uno se dio cuenta que estaba arruinado al enterarse que su banco había quebrado. El último que quedaba, adquirió una extraña enfermedad que le impidió trabajar. Al ser despedido de su empleo, se vio obligado a vivir míseramente vendiendo fósforos en la calle para sobrevivir.

Una mujer desconocedora de la maldición de la momia, se hizo con ella. Al día siguiente sus perros murieron y ella a causa de una enfermedad cayó en coma. En uno de los escasos momentos de lucidez, pidió que se deshicieran de ella  y al cumplir su deseo, misteriosamente mejoró.

La momia llegó a Gran Bretaña adquirida por un hombre de negocios en 1889, el cual la cedió al museo británico, sin embargo no se libro de su influencia maligna y su casa se incendió. Esta sería la primera desgracia que le sucedió. Al poco tiempo, tres de sus familiares tuvieron un accidente de tráfico que los dejó en un estado muy grave.

Cuentan que el traslado de la momia al museo fue espinoso. Uno de los trabajadores rompió una de sus piernas y otro murió misteriosamente. Para colmo, el camión que transportaba el féretro durante el traslado arroyó a un peatón.

Todo ese cúmulo de despropósitos no finalizaría ahí. Los vigilantes nocturnos en el silencio de las salas vacías, escuchaban un lloriqueo y ruidos que procedían del interior del sarcófago, como si alguien rascara con sus uñas desesperado por intentar salir. La paranoia debió llegar a tal extremo que incluso aseguraron haber visto a la momia caminar por las salas con su tez verdosa completamente arrugada. Sea o no cierto, al poco tiempo murió uno de ellos sin conocerse las causas que la provocaron.

Momia10

En una ocasión el hijo de un visitante sustrajo una pieza del sarcófago sin que nadie se diera cuenta. Como no podía ser de otra manera, al poco tiempo se murió.

En ese momento tanta desgracia junta, despertó el interés de los periodistas. Uno de ellos quiso hacer una investigación sobre la maldición. Al revelar unas fotos que le hizo a la momia, descubrió el rostro de una joven que al poco tiempo se transformaba en una espantosa anciana. No se sabe con certeza lo que vio u oyó a continuación, pero debió ser algo tan terrible e insoportable que se suicidó de un tiro en la cabeza.

A continuación la momia fue vendida a un coleccionista privado que la guardó en un sótano en donde se mantuvo olvidada. Como os podréis imaginar, esto no detuvo a la muerte que se llevó al intermediario de la venta a la tumba y uno de los ayudantes del comprador cayó gravemente enfermo.

Con estas fatalidades, el dueño decidió ponerse en contacto con una famosa medium rusa llamada Helena Blavatsky que le reveló el halo de malignidad que desprendía el objeto y le advirtió que se deshiciera cuanto antes del féretro.

Piramide

A este ritmo, muchos pensaban que esta momia era peor que la peste y que acabaría sin duda con la humanidad, sin embrago eso no le importó a un acaudalado empresario Estadounidense que se hizo con la momia y solicitó que la trasladaran de Inglaterra a su país en barco.

Como os podréis imaginar el navío se hundió, lo cual con los antecedentes de la momia no nos sorprendería si no fuese porque se trataba del Titanic.

Toda esta historia ha generado un gran número de detractores, muchos de ellos de gran prestigio académico que la tachan de irreal. Lo que no pueden negar, es que si algún día vas al British museum podrás observar un trozo de madera que era un antiguo féretro funerario que en su día contuvo a una mujer muy importante. Y si no te crees la historia de la maldición y quieras desmentirla, quizás puedas profanar ese objeto y comprobar su veracidad por ti mismo.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, SUSCRÍBETE al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Y por favor, comparte la publicación en las redes sociales, es la única manera de llegar a más público y que me permita continuar con mi pasión, que es seguir escribiendo sobre misterio y terror.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *