Ojos negros

LA LEYENDA DE LOS NIÑOS DE OJOS NEGROS

Publicada en Publicada en Terror

El miedo es tan importante como cualquier otro sentimiento. Este nos sirvió durante miles de años para sobrevivir, previniéndonos entre otras cosas sobre los lugares a donde no deberíamos ir. Pues esa advertencia, la sentí el otro día.

Guardo en el desván de mi casa todos los adornos de navidad. Para acceder a él tengo que bajar unas escaleras que se encuentran recogidas en el techo, a las que se les suele llamar escaleras escamoteables.

No me gusta subir a ese trastero, es oscuro y de techo bajo, demasiado para mi altura. Desde que compré la casa, está vacío, salvó algún material de construcción que se encuentra en sus esquinas. Esta dividido en dos estancias únicamente comunicadas por una pequeña puerta por la que es necesario agacharse para traspasarla. Todo lo que almaceno en él, lo tengo en una de sus salas y para buscarlas, es preciso darle la espalda a la otra estancia completamente oscura. A pesar de que cambié la luz varias veces, misteriosamente deja de funcionar y algunas veces parpadea mostrando la estancia intermitentemente.

Esto me recordó a la leyenda de los niños de ojos negros.

Nació en 1996 y se ha propagado desde Estados Unidos a todos los países. Cuentan que en diferentes lugares, son de corta edad, nunca mayores que un adolescente, con sus pupilas y cornea totalmente negras, como si fuese azabache. Esto convierte a sus ojos en algo aterrador, ya que nunca sabes cuando te miran.

Dicen que esos niños se acercan a uno, pidiendo ayuda; la necesidad de una llamada urgente o un vaso de agua son excusas para pedirte que les dejes entrar en tu casa. Son de personalidad fría, con voces mecanizadas que repiten incesantemente lo que desean. Sus ropas son pasadas de moda. Suelen aparecer en pareja y algunas veces solos. Se les atribuyen poderes telepáticos.

Recomiendan negarse a todas sus peticiones, no mirarles a los ojos y tratar de alejarse de ellos lo antes posible.

Algunos dicen que son vampiros, por el hecho de que es preciso autorizarles para que entren en tu casa. Otros dicen que son niños endemoniados, fantasmas sin rumbo e incluso extraterrestres.

No se conoce ninguna muerte causada por ellos, quizás porque los que les permitieron pasar a sus casas, no vivieron para contarlo.

Una leyenda urbana mas, que ha inspirado múltiples historias y que quería compartir con vosotros.

Lo cierto, es que a veces escucho ruidos en la buhardilla, probablemente causados por pajarillos que se meten sin querer por el conducto de la chimenea. Pensé que quizás inconscientemente había autorizado a entrar a mi casa a esos niños de ojos negros y estaban esperando en la oscuridad del desván, a que subiera a buscar los adornos de navidad.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, suscríbete al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *