LA CREACIÓN DE UN FANTASMA EN TORONTO

Posted on Posted in Paranormal

Desde los albores de la humanidad, hay gente que dice haber visto seres espectrales. En algunas ocasiones, incluso fueron presenciados por varias personas a la vez. Pero, ¿son realmente espíritus del mas allá o es nuestra propia mente la que los crea?

El hecho sorprendente que os contaré en las próximas líneas, tratará de dar luz a esta cuestión.

Normalmente los fenómenos paranormales, no se repiten de manera regular, por lo que es imposible demostrarlos con un método científico, es decir, repitiéndolos según un procedimiento y registrando sus resultados. Sin embargo, un experimento que se inició en 1972, sería una excepción.

Para entonces, los defensores del mundo paranormal estaban enfrentados con los espiritistas. Creían que los extraordinarios sucesos que se producían en las sesiones espiritistas, no eran causadas por entes del mas allá, sino por el propio cerebro humano.

Para demostrar esto, la Sociedad para la Investigación Psíquica de Toronto, buscó a 8 voluntarios que no creyeran en nada paranormal. La idea era que se comunicaran con un fantasma inventado por ellos mismos. Así quedaría demostrado, que era la mente y no los espectros los que provocaban los sucesos tan excepcionales que acontecían en las reuniones espiritistas.

De este modo, crearon una historia fantástica cuyo protagonista se llamaría Philip, un aristócrata del siglo XVII, con una vida muy interesante, en donde incluso había hecho de espía para el rey Carlos II. Estaba casado con una mujer cuyo nombre era Dorothea. Como esta era muy fría y aburrida en la cama, Philip se buscó una amante llamada Margó, una gitana bellísima a la que no le parecio mal el interés de nuestro protagonista. Al enterarse Dorothea de la infidelidad de su marido, quiso vengarse culpando a Margó de brujería. La cual no se libró de esta falta acusación y acabó en la hoguera. Philip, atemorizado de que se le acusara de alcahuete de la bruja, no intercedió por ella. Pasado un tiempo, fue incapaz de superar su sentimiento de culpabilidad por su cobardía y se suicido.

Esta historia irreal, era repasada una y otra vez por los voluntarios del experimento. Los cuales, crearon una personalidad para Phillips e incluso hicieron un retrato para visualizarlo cada vez que pensaran en él.

A partir de entonces, comenzaron sus sesiones espiritistas, que posteriormente se celebrarían una vez por semana para invocar al “espíritu de Philip”. Meditaban en silencio, esperando que diera alguna señal de su presencia, pero después de un año, nada sucedió. Sin embargo, no se rindieron. Se pusieron en contacto con la reputada Sociedad Británica para la investigación Psíquica, con el fin de que los orientara. Estos les dijeron, que no debían meditar en silencio, precisaban relajarse pero mediante fiestas y les aconsejaron algo muy importante, que siempre pensaran que lo podrían lograr.

Pasados unos días, y tras seguir sus recomendaciones, los fenómenos extraños empezaron a suceder. La mesa vibraba, se movía e incluso sonaba como si alguien la golpeara. Pronto establecieron un lenguaje de comunicación consistente en que el “fantasma” diera un golpe cuando quisiera decir SI y dos cuando su respuesta fuese un NO. Mantenían conversaciones totalmente coherentes con la historia que se habían inventado de Philips. Pero sucedieron mas cosas asombrosas.

A veces, la mesa misteriosamente se levantaba de una de sus patas y ellos aunque se montaban encima de ella, no lograban bajarla. Pero cuando se quedaron boquiabiertos, fue cuando la mesa levito completamente.

Un día, una de las voluntarias tenía que irse y salió de la habitación. Philip, no estaba muy contento por su marcha. Cuando la chica regresó a buscar una chaqueta que se había olvidado, se llevó un susto monumental, ya que al tratar de irse, la mesa salió disparada hacia la puerta, bloqueando la salida de la muchacha.

Parece fantasía, pero demostraron su veracidad con múltiples pruebas que indicaron que no se trataba de un fraude. Además, lo registraron todo filmándolo en video.

Tras finalizar el experimento, lo repitieron en dos ocasiones mas, pero esta vez inventando dos nuevos personajes; una espía canadiense y un alquimista. En ambos tuvieron el mismo resultado. Los objetos, se moviera sin que nadie aparentemente los empujara.

Los investigadores de Toronto, consideraron que posiblemente se debía al poder de la mente, aunque tampoco descartaron otras posibilidades. En contra de esta opinión, diferentes espiritistas argumentaron que con el experimento, habían invocado a otros espíritus causantes de los movimientos.

Tras las cosas tan extraordinarias que había visto, la jefa del experimento llamada Iris M.Owen dijo, que algunas cosas son difíciles de explicar.

¿Quién creéis que pudo haber movido y golpeado la mesa?.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, suscríbete al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

4 thoughts on “LA CREACIÓN DE UN FANTASMA EN TORONTO

  1. Bueno en el relato ya dijiste que no se trataba de que movieran los objetos con la mente, o sea telekinesis, pero a mi parecer no hay otra explicación, ya que las personas estaban sugestionadas, o como se explica que se manifestaran inventados?

    1. Según el experimento, todo fue causado por la mente. Aunque hay espiritistas que argumentan, que al realizar esos “protocolos”, invocaron a otros espíritus que causaron esos movimientos. Yo me inclino por la primera opción, pero sea una u otra es sorprendente el fenómeno que se produjo, la mesa se movía de un lado a otro, se oían golpes en el interior de la mesa e incluso levita y eso esta registrado en videos. Un gran misterio. Un fuerte abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *