Bestia gevaudan1

LA BESTIA ASESINA DE GÉVAUDAN

Publicada en Publicada en Terror

En la actualidad, aun se desconoce de que criatura se trataba. Los hechos monstruosos pudieron corresponder; a un ser aberrante fruto de un error de la naturaleza, a un depredador extraño traído por un noble de un lugar lejano, a un animal extinto o a un ser de otro mundo enviado para averiguar hasta que punto podemos defendernos ante una futura colonización. En el momento de los hechos, también barajaron la posibilidad de que se tratara de un hombre lobo. Los límites de lo que fue, sólo los marca nuestra imaginación. Lo que si podemos confirmar es que existió y que era un asesino despiadado. Múltiples personas lo vieron y fueron víctimas de esta criatura misteriosa en Gévaudan y sus alrededores entre 1764 y 1769. Al poco tiempo de los primeros ataques, la denominaron como la bestia de Gévaudan.

Bestia 2

Aquellos que la vieron y pudieron contarlo, la describieron como una ente con una mandíbula descomunal, cuyo tamaño concordaba con sus dientes. Poseedor de unas patas enormes finalizadas por unas garras afiladas. Otra particularidad inequívoca era su larga y peluda cola, pero lo que más me llamó la atención sobre este ser cuando lo vi en unos dibujos que se hicieron en la época, fueron sus ojos. Eran completamente redondos, lejos de esas figuras ovaladas que confieren los parpados a los ojos de los humanos o de los perros que dan una suavidad a las formas de la cara haciéndolas más confiables para nosotros. También me resulto sobrecogedor la colocación de los mismos, mucho más atrás de lo habitual en cualquier criatura. Al verlo, estas dos características lo debían hacer aterrador para sus víctimas, que en la mayoría de los casos aparecían con sus cuellos desgarrados, sus cuerpos destripados y mutilados. En algunas ocasiones, los muertos se encontraban decapitados sin que se pudiera encontrar la cabeza de sus víctimas. También era común que la bestia desgarrara la cara y lamiera su sangre antes de asesinar, esto hizo que algunas personas se pudieran salvar en esos instantes en los cuales con su rostros desfigurados pudieron herir al animal y darse a la fuga, aunque el daño causado en sus caras se mantendría para siempre.

Bestia gevaudan

Como os podréis imaginar, cuando se produjeron los primeros ataques, el pánico se extendió a decenas de kilómetros a la redonda. La primera persona en ver a la criatura, fue una pastora que milagrosamente pudo salvarse al ser protegida por los bueyes que la acompañaban. Sin embargo al poco tiempo, otros lugareños no corrieron con la misma suerte y el ritmo de muertos fue a partir de entonces de 2 personas a la semana.

Tengo que decir que para una criatura asesina como esta, el lugar en donde se produjeron estos hechos era ideal para esconderse. Bosques frondosos de vegetación impenetrable, en donde podría ocultarse con facilidad entre un ataque y otro. Actualmente podemos hacernos una idea de cómo era el lugar en aquella época, al ver el parque nacional de las Cevenas que se encuentra próximo a la localidad de Gévaudan.

Bestia parque cevennes1

Como las muertes no cesaban, pronto llegó esto a oídos del rey, el cual envió a uno de sus mejores hombres, el capitán Duhamel, acompañado por soldados a los que en Francia llaman Dragones. Pero la bestia debía ser muy astuta y no la encontraron. Por el contrario, el gran número de militares requerían alimento y acabaron con parte de la caza y la agricultura de la región, lo cual dio lugar a múltiples quejas al rey que se vio obligado a relevarlos por el mejor cazador de lobos de Francia. Se llamaba Denneval, tenía el que actualmente sería el vergonzante record de haber matado a más de 1200 lobos pero para entonces era un privilegio. Pero ni siquiera sus trampas y su experiencia pudieron con la bestia y de nuevo el rey recibió malas noticias. Denneval era incapaz de capturar al monstruo.

La fama del depredador y la imposibilidad de cazarlo, llego a oídos de países enemigos de Francia como lo eran en aquella época Prusia e Inglaterra, los cuales se mofaban diciendo que si soldados franceses eran incapaces de matar a una sola bestia, ¿cómo podrían vencer a sus ejércitos?.

El monarca no podía permitirse esta infamia y envió a un nuevo cazador llamado Antoine. Esta vez acompañado por múltiples hombres y perros. Antoine, estaba convencido de que se trataba de un lobo gigante y al ser avisado de un avistamiento de este animal, preparó una enorme cacería en ese lugar. Tras ser cercada y herida la bestia, el propio Antonine la abatió finalmente. La disecaron y la enviaron a Versalles para que la pudiera contemplar el monarca. El cazador debió estar muy alegre, ya que el rey lo recompensaría y su popularidad crecería enormemente.

Sin embargo, al poco tiempo, volvieron a producirse ataques en la zona. Uno de los nobles de la región ante la impasibilidad del rey que daba por muerta a la bestia, organizó una batida en donde llevó a un cazador de extraordinaria reputación llamado Chastel, el cual muy religioso, hizo fundir un collar de plata de la virgen para hacer unas balas de plata que emplearía. De aquí se cree que surgió la idea de matar a un hombre lobo de esta manera.

 Bestia gevaudan 5

Sabían que se encontraba en alguno de los bosques cercanos. La criatura al ser vista, recibió un disparo en el hombro y tras ser perseguida por los hombres y los perros le dan finalmente caza, siendo Chastel el que llevaría la fama de haberla matado.

Como habían hecho anteriormente con el lobo, disecaron a la bestia, pero como no lo hizo un especialista, cuando llegó a la corte del rey, estaba en un grado de descomposición tan alto que el rey no quiso ni recibirla. Por desgracia, actualmente no podemos analizar esos huesos, ya que la leyenda cuenta que quedaron calcinados tras un incendio.

Es uno de los grandes misterios de la naturaleza, una bestia que durante 3 años sobrecogió a todas las poblaciones cercanas de Gévaudan.

Es sorprendente el número de teorías que se han creado respecto a este monstruo. Una de ellas dice que el propio Chastel era un asesino en serie y que la bestia la tenía adiestrada para cometer sus crímenes perturbadores. Los que apoyan esta teoría, dicen que eso explicaría que las cabezas de las víctimas desaparecieran o se encontraran a kilómetros de distancia de los crímenes.

Sea una cosa u otra, lo que es seguro es que un animal monstruoso vivió en aquella época y que se dedicó a matar a gente hasta llegar a una cifra de 100 víctimas.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, SUSCRÍBETE al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Y por favor, comparte la publicación en las redes sociales, es la única manera de llegar a más público y que me permita continuar con mi pasión, que es seguir escribiendo sobre misterio y terror.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *