maxresdefault5

LA ASOMBROSA HISTORIA DE LA CRUZADA DE LOS NIÑOS

Publicada en Publicada en Historia

Es habitual descubrir en la historia, acontecimientos en donde la mística y el fanatismo se convierten en protagonistas de sucesos dramáticos.

Muchas personas son dadas a criticar las creencias y las ideologías de los que no piensan como ellos, sin saber que las suyas en muchas ocasiones tuvieron un pasado del que se sentirían abochornados. Uno de esos episodios, sucedió hace siglos cuando los católicos eran tan fanáticos como muchos árabes de hoy en día.

No puedo negar que en el siglo XI, eran tiempos difíciles para los cristianos. Actualmente vemos mucho mas desarrollado económicamente y tecnológico en el mundo occidental que en el árabe, pero no siempre fue así. En la edad media, que es cuando se produjeron los acontecimientos asombrosos que os relataré, no estaba tan claro quien lideraría la hegemonía del mundo.

Aun no se había descubierto América y el sur de Europa, sobre todo lo que es actualmente España, había sido invadido por los árabes, que avanzaban sin demasiada oposición hacia el norte. Los cimientos de la civilización occidental estaban a punto de quebrarse.

images1

Con ese panorama en 1095, el Papa urbano II, que para entonces mandaba mas que cualquier rey, estaba mas preocupado por recuperar la tierra Santa que los territorios perdidos al sur de Europa, lo que sería hoy la península ibérica. Convocó una expedición militar para conquistar el territorio sagrado, la cual se denominaría como la primera cruzada. La gente entusiasmada y azuzada por una fervorosa religiosidad, se unió a la causa. Eran aproximadamente 70 mil, de entre ellos había todo tipo de gente; ricos, pobres, militares, civiles e incluso ancianos, cuya intención era morir luchando en Jerusalén o en sus proximidades. Así pensaban que ganarían un lugar privilegiado en el mas allá. ¿No lo harías tu si te lo garantizaran? Y en aquella época, no se ponía en duda la fe en que Dios intervendría para reservarles un buen sitio en la otra vida.

Jerusalén era un lugar crucial para las tres religiones mas importantes de esa época. Para los cristianos, allí Jesucristo había vivido y propagado sus enseñanzas, pero también era sagrada para los judíos, porque en ese lugar estaba el templo de Salomón y la antigua arca de la alianza.. Lo que complicaba aun mas la situación, es que también era un lugar de suma importancia religiosa para los musulmanes, ya que allí estaba la cúpula de la roca en donde mahoma fue llamado por el ángel Gabriel y llevado al paraíso, En resumen, como si fuese una mujer hermosa, todos la querían para ellos.

Jerusalen

En total se hicieron 8 cruzadas, ya que cada ataque cristiano era respondido con una nueva incursión árabe que volvía a ocupar los territorios perdidos. Para que os hagáis una idea de la devastación de esas guerras, se calcula que murieron unas 5 millones de personas en total, lo cual de por si es una cifra astronómica y aun lo es más, considerando que en aquella época la población era muchísimo menor que ahora.

Pero si hay que destacar una cruzada desastrosa, fue la cuarta. Para entonces, sólo se dejó ir a los militares, pero estaba todo tan mal organizada que se detuvieron en Bizancio, que era territorio cristiano y sólo se les ocurrió a la población de esta ciudad y a los cruzados pelearse entre ellos.

Tras estas campañas catastróficas, la moral del mundo occidental estaba por los suelos, En esa situación, un niño francés llamado Esteban de Vendôme, tuvo unas visiones paranormales, que para él fueron divinas, en donde Dios le pedía que organizara una cruzada con otros niños para ir a conquistar la tierra sagrada. El amor y la complacencia de Dios, serían armas suficiente para vencer a los herejes árabes.

Como quería la aprobación real, se reunió con el Rey y este lo desprecio al escuchar semejante disparate y le dijo que se fuese a casa. Como la voluntad de este muchacho debía ser inquebrantable y su elocuencia cautivadora, continuó con su expedición y fue reclutando a niños de pueblo en pueblo hasta reunir unos 30 mil. A ellos se sumarían algunos ancianos y religiosos que lo consideraban un enviado del señor.

CRUZADA DE LOS NIÑOS1

Cuando llegaron a la costa de Niza, mas de la mitad habían muerto de hambre. Por el camino la gente les daba algo de comida, pero sólo la justa para que se fueran cuanto antes, nadie quería andrajosos por su pueblo.

CRUZADA DE LOS NIÑOS

Tras esperar dos semanas a que el mar se abriera hasta Jerusalén, como había hecho Dios con Moisés, y sin ver la intervención divina en esa ocasión, contrataron 7 barcos a dos mercaderes. Uno se llamaba Hugo el del puñal y el otro Guillermo alias el cerdo. Con esos nombres, poco bueno se podía esperar de ellos.

En el trayecto, dos de los barcos se hundieron a la altura de Cerdeña. Finalmente las otras embarcaciones cambiaron su rumbo y se dirigieron a Alejandría, en donde los niños restantes fueron vendidos como esclavos por los dos truhanes. Y aquí finalizó esa cruzada.

CRUZADAS DE LOS NIÑOS6

En el mismo año 1212, otro niño con una gran capacidad de convicción llamado Nicolás, aunque esta vez de la ciudad Alemana de Colonia, reunió tambien a una multitud de niños, unos 20 mil y fue a hablar con el Papa Inocencio III. Este, por no haber liderado el proyecto o porque le pareció otra locura, les ordeno que se fuesen a sus casas. En esta ocasión, tampoco le hicieron caso a los poderosos adultos y estos se dirigieron a Genova para embarcar. Al cruzar los Alpes, las dificultades del proyecto hicieron que murieran casi todos. Quedando apenas 2 mil. Nuevamente no se produjo la intervención divina y el mar no se abrió. Aprovechando la circunstancia, el obispo de Brindisi les ordenó que regresaran a sus casas. La mayoría se desperdigaron, quedándose a trabajar en la zona y los que se empeñaron en continuar con esa expedición delirante, fueron también vendidos. Cuentan que la familia de los niños al ver que estos no regresaban, fueron a casa del padre de Nicolas y lo mataron como venganza.

CRUZADA DE LOS NIÑOS5

Muchos dicen que de ahí se inspiró el famoso cuento del flautista de Hamelín, que en la fábula se llevó a los niños del pueblo, cuando sus padres no quisieron pagarle por su trabajo al eliminar las ratas de la población.

Dos trágicos finales para un mismo fin. Esta curiosidad histórica tan interesante, resulta extraña también al descubrir que al contrario de lo que sucede con muchos de nuestros políticos, los “iluminados”, corrieron con una suerte similar a las de las criaturas que llevaron al desastre.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, suscríbete al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *