2fbd73a337055d62d4d0550ea5cfea91

FIESTA VAMPIRICA Y FESTIVIDAD MA´NENE

Publicada en Publicada en Curiosidades

Yo puedo decir que caminé entre zombies, o eso parecían. Estaban tan borrachos que con sus pasos enlentecidos y descoordinados manejados por unos cerebros desconectados por el exceso de alcohol, ya no eran persona, sino caminantes. También encontré vampiresas. Daba igual a la hora que fuese, pero hay algo que si debía cumplirse y es que fuese de noche. Buscaban algún cuello al que morder y a veces caía en sus garras, cuando dominaban mi débil voluntad. En otras ocasiones, yo era el depredador, aunque ser cazador o presa, no era relevante, lo importante era morder o ser mordido.2fbd73a337055d62d4d0550ea5cfea91

Conocí todo tipo de locales, desde los mas snob a los tugurios mas infestos del planeta, en donde también cometía excesos, como la vez en la que nos jugamos unas cervezas al billar con unos desconocidos. La partida duro tanto, que la cuenta había llegado a unas cifras escandalosas y mis amigos completamente angustiados, me ayudaron a llegar a la mesa de billar, en donde precisaban que diera el golpe definitivo que nos diera la victoria.pub-momo

También estuve en Ibiza, de la que podría escribir múltiples post. Antiguo refugio de piratas como Barbaroja, ahora tiene discotecas en donde te dan un plano al entrar para que no te pierdas o locales con música narcótica que hace bailar hasta las estatuas y en donde esperas que en cualquier momento caiga sangre del techo.supermartxe

Podría hablaros mucho mas de la noche, de hecho, pasé dos años en los que no veía la luz del sol salvo cuando amanecía, que apresurado me dirigía a casa para refugiarme, tal como un vampiro hacia su ataúd después de una larga noche. Estaba pálido y temía que se me afilaran los colmillos al extremo de no poder volver a ver la luz.

Con el tiempo, la multitud se me hizo incomoda y las noches demasiado largas. La sangre ya no sabía fresca, sino mustia. A esto le llaman vejez. Sin embargo, a veces aun puedo sentir el aroma de ese canto de sirena que tiene la noche y del que es imposible escapar de su encanto.

Pero lo que nunca había visto es esto. En un pueblo de Indonesia llamado Toraja, tienen la macabra costumbre de desenterrar a sus muertos para llevarlos a una fiesta denominada festival de Ma’nene. Lo hacen cada tres años, para demostrarles a los fallecidos, que todavía se acuerdan de ellos. Los visten y maquillan para la ocasión, eso si, el olor no debe ser muy agradable, lo cual no les importa demasiado, viendo la cantidad de personas que acuden a ella.Indonesia

A pesar de todo lo que os comenté antes, por favor, cuando me muera, no me desenterréis para salir de fiesta, también tengo que dormir.Indonesia 3

En fin, me gustaría que me contarais vuestras experiencias en la fiesta nocturna.

MANCROW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *