Miniatura de Suso

EXTRAÑA COINCIDENCIA DEL EXODO JUDIO Y EL AZTECA

Publicada en Publicada en Videos

Las historias de las religiones, están plagadas de hechos paranormales, tan sorprendentes que parecen inverosímiles. Sin embargo para sus fieles, su creencia se convierte en un acto de fe incuestionable. A muchos de estos hechos extraños, se les llaman milagros.

Hoy comparto con vosotros unas coincidencias asombrosas, que podréis ver perfectamente explicadas en un interesantísimo video que acompaño al final de este post. Se trata de las similitudes de los éxodos Israelitas y Aztecas. Aunque se produjeron en diferentes épocas, se puede considerar una sincronicidad, es decir una coincidencia entre ellos tan improbable, que parece algo mágico u originado por algún ser superior. Casualidades que parecen imposibles, pero que están ahí para el asombro de quien quiera conocer estas fascinantes historias.

Ambos pueblos que buscaban la tierra prometida, fueron guiados por visiones que parecen paranormales. En el caso de los aztecas, seguían a un águila blanca, ya que se decía que en el momento de que vieran un águila comiendo a una serpiente, habrían llegado al destino elegido por su dios para establecerse. En el caso de los judíos, estos eran acompañados por un fuego y humo divino, que los alumbraba por la noche y les daba sombra por el día.

Otra peculiaridad asombrosa, era que ambos tenían un arca. En el caso hebreo el de la alianza en donde estaban las tablillas en donde Dios grabó los mandamientos y en la cual también se guardaba el maná, ese alimento enviado por Dios que tenía el sabor que uno deseaba. Este objeto que parece exclusivo de los judíos, no lo es, ya que los aztecas también tenían un arca divina.

Muchas coincidencias, que aun asombran mas cuando averiguas que no sólo el Dios cristiano Yahvé, se materializo a través de Jesucristo. La deidad azteca Huitzilopoctli, se convirtió en un ser humano llamado Quetzolcoatl, que al igual que el hebreo fue un guía salvador del pueblo azteca. Ambos se irían de la tierra de manera misteriosa. Pero no sólo existen esas casualidades entre personas, los aztecas tenían su propio Moisés cuyo nombre era Mexi.

Si esto es sorprendente, también lo es el saber que otros pueblos del planeta separados por enormes distancias y en periodos de tiempo muy lejanos, tienen historias parecidas. Todo esto nos hace cuestionarnos, si se trata del mismo Dios o si en algún momento de la historia se trasmitieron unas leyendas que muchos pueblos del planeta compartieron y adaptaron a su cultura.

Pero como este asunto resulta apasionante, os invito a ver este video en donde se trata de manera detallada este tema.

MANCROW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *