Alma10

¿EXISTE EL ALMA?

Publicada en Publicada en Paranormal

Antes de nada, quiero comunicaros que entre mañana y pasado, espero terminar un blog que estoy haciendo. En el ordenaré todas mis publicaciones, así será mas fácil encontrarlas. Yo estoy muy ilusionado, espero trasmitir esa emoción en todo lo que publique y deseo de corazón que me sigáis leyendo. Ahora os dejo con este post que me parece interesantísimo.

EL PESO DEL ALMA

Todos nos hemos preguntado alguna vez si existe vida después de la muerte. También nos hemos preocupado por conocer a donde iremos cuando suceda. Pero antes de eso, es crucial saber si realmente tenemos alma, o eso es lo que pensó el físico Duncan MacDougall a principios del siglo XX. Si lograba demostrar su existencia, sería uno de los científicos mas famosos de todos los tiempos.

Estudiaba en un laboratorio que no era precisamente muy acogedor, mas bien todo lo contrario. Para los ojos de una persona de nuestro tiempo, aquel sitio era tétrico, carente de la luz necesaria para sentirnos tranquilos. Pero no se podía esperar menos de un doctor tan macabro, como podremos ver a continuación. A veces consumía enormes cantidades de velas en noches interminables, en las que no cesaba de leer compulsivamente los tratados de ciencia que caían en sus manos.

Era un hombre obsesionado por su trabajo, de esos antiguos científicos que mascullaba sus problemas e inquietudes como lobo solitario una y otra vez hasta llegar casi a la locura.

Para él lo importante, no era saber el peso del alma, sino demostrar su propia existencia. Pensaba que si ella estaba en el cuerpo, debía ser alguna sustancia con un peso determinado, que al fallecer se desprendería de él y lo haría disminuir de peso.

Construyo unas basculas de precisión, que colocó bajo las camas de enfermos terminales de tuberculosis del hospital de Massachusetts. Como si de la propia muerte se tratase, se sentaba al lado de los pacientes agonizantes esperando a que fallecieran, ansioso a la llegada del trágico desenlace con el que conseguiría obtener los resultados que le cubrirían de gloria.

Meses mas tarde publicó sus conclusiones. El alma pesaba 21 gramos. Fue tal la conmoción a nivel general, que el mismo New York Times publico un artículo sobre él.

Pero Duncan MacDougall, aun quería continuar sus fúnebres investigaciones, pero en esta ocasión, experimentaría con animales. Se hizo con 15 perros San Bernardo y los envenenó hasta su muerte. Tras el estudio, obtuvo como resultado que no variaban de peso, por tanto no tenían alma.

Poco después, un científico de los Angeles llamado Twining, empezó a hacer sus propias averiguaciones. Agarró unos ratones y los coloco sobre unas basculas que se encontraban dentro de unas urnas de cristal que estaban libres de humedad. Y con este procedimiento, concluyó que los ratones perdían unos 3,1 miligramos de peso.

Parecía que la fama llamaría a las puertas de Duncan MacDougall, pero al revisar su método, los científicos detectaron varios errores. La muestra era pequeña, sólo lo había experimentado con 6 pacientes y además únicamente había registrado los resultados que le convenían, ya que con algunos pacientes no había obtenido como resultado esos 21 gramos de pérdida. Esto echó por tierra todos sus estudios de Duncan, al no considerarlos concluyentes, por lo que moriría años mas tarde en el mas absoluto olvido.

Sin embargo, como el tema es interesantísimo, aun se sigue hablando de ello en la comunidad científica mundial. Uno de los últimos fue el Premio Nobel Francis Crick, que le quitó romanticismo al tema diciendo que el alma, a lo que el llama conciencia, era una simple fusión de neuronas en el cerebro. Pero por su puesto, tiene muchísimos detractores que dicen que lo único que demostró en todo caso, es la materialización en el cuerpo, pero no el alma en si.

Yo añadiría que deben mirar con otros ojos mas humanos y no sólo a la química de nuestro cerebro, ya que las cosas mas importantes, solo se ven con el corazón.

En fin, me interesaría mucho vuestra opinión. ¿Creéis que existe el alma?.

MANCROW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *