EL INCREIBLE FANTASMA DE KATIE KING

Posted on Posted in Paranormal

En la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, surgió con un fervor contagioso en la alta sociedad, el movimiento espirita, que trataba de dar respuesta a la existencia de vida después de la muerte. Para ellos, la religión no había presentado pruebas de su existencia y por tanto, comenzó una verdadera fiebre por esta nueva moda en donde multitud de personas trataban de comunicarse con los muertos a través de diferentes técnicas. Hasta a los científicos, este mundo terminó por despertar su curiosidad.

Dentro de los múltiples sesiones espiritistas que se hicieron, sin duda una de las mas sorprendentes de todas, fue la del fantasma de Katie King.

En aquella época, existía un gran número de médiums que cobraban por participar en las sesiones. Esto desgraciadamente, dio lugar a un gran numero de fraudes de todo tipo. Sin embargo este suceso es singular, no sólo por lo que sucedería, sino porque el fenómeno, fue observado e investigado por uno de los científicos mas importantes de la época como fue Willian Crookes. Este inventor entre otras cosas, descubrió el talio, uno de los elementos de la tabla periódica. También creó el tubo de los rayos catódicos, el cual serviría mas tarde para hacer las televisiones. Para que os hagáis una idea de la importancia de este señor en el mundo de la ciencia, sus descubrimientos, le permitieron ganar en 1907 el premio Nóbel de química.

A este científico, le interesó especialmente el caso de Florence Cook, que desde los 6 años, había demostrado tener unos poderes especiales para la parapsicología. Pero en el momento de producirse el fenómeno que os relataré, tenía 15 años.

La peculiaridad de esta médium, no era sólo el que pudiera comunicarse con el mas allá, lo que era realmente increíble, es que según se contaba, tenía la capacidad de materializar a los espíritus, al punto de parecer personas.

Al enterarse de esto, Willian Crookes que era un escéptico, quiso participar en dichas sesiones para descubrir el fraude.

Cuando acudió a su primera reunión espiritista con esta médium, se asombro de lo que veían sus ojos. Cuando Florence entraba en trance, surgía una mujer etérea, con ropajes blancos y una cara totalmente pálida, que sin embargo, se parecía a la médium. Como si esta se dividiera en dos, lo que actualmente se llamaría bilocación.

Desconfiado, lo primero que pensó el investigador, es que podía tratarse de la misma Florence que hacía fraude, ya que en muchos casos la médium se encontraba tapada por una cortina. Sin embargo, lo descarto al poco tiempo, ya que en algunas ocasiones aparecían ambas en la misma sala. Además, había varias diferencias entre ellas, el color de la piel y del pelo, el que una tenía perforadas las orejas para los pendientes y otra no, una cicatriz en el cuello que sólo una de las dos poseía. Por tanto, no podía ser Florence bajo ningún concepto, aunque su parecido era sorprendente.

Y no solo eso lo dejó estupefacto, el futuro premio Nobel, pudo hablar con ese espectro de mujer, que le dijo que era hija de un pirata del siglo XVII y pasear con ella agarrado del brazo. También, bajo petición previa, pudo alzarla en el aire. Para Crookes no quedaba duda, se había materializado con tal perfección, que parecía un ser humano. Aunque había circunstancias que lo hacían de otro mundo, como por ejemplo que la altura podía variar en mas de 10 centímetros de una sesión a otra.

Fantasma

Aun así, el científico no se fiaba y como buen investigador metódico, le hizo algunas pruebas a mayores, entre las que estuvo la de medir el pulso cardíaco de ambas, las cuales resultaron totalmente diferentes una de la otra. También le pusieron por las muñecas de la médium, unos hilos por los que se hacía pasar una débil corriente conectados a un galvanómetro, que avisaría de cualquier movimiento de Florence.

Cuentan que una de las primeras veces, entro en la sala únicamente con la médium Florence. Al entrar esta en trance, apareció Katie. Cuando se sobrepuso del susto, la enfocó con su lámpara una y otra vez para verificar que no era una alucinación, Antes de que despertara Florence y entraran otros asistentes en la sala, Katie desapareció.

Pero para que os hagáis una idea de la importancia que le dio este científico al acontecimiento y el miedo que tenía de estar sugestionado por la situación tan extraña, o que su mente le engañara, haciéndole ver cosas que realmente no existían, llevo a otros asistentes que registraban de manera independiente lo que veían.

Como le seguía pareciendo increíble, antes de las sesiones, revisaba todas las estancias, incluso algunas reuniones las hizo en su propio hogar.

Otra prueba de la aparición de este espectro, fueron dos fotografías que se le hicieron, argumento de mayor peso en aquel tiempo que en la actualidad, ya que entonces, no había ningún programa de retoque informático. Además más tarde aseguraría, que lo que se observaba en la fotografía, él también lo había visto.

Tras varios meses de estudio y observación del fenómeno, llego a la conclusión de que no se trataba de un fraude. Pero continuó las investigaciones durante 3 años.

Sin embargo el 21 de mayo de 1876, sucedió algo que aumentaría el misterio sobre este acontecimiento. Ese día, Katie King se presentaría por última vez antes de desaparecer para siempre, no sin antes despedirse, diciendo que ya había cumplido su papel demostrando que el mundo espiritual existía. Como testimonio de su venida a este mundo, el supuesto espectro, dejó un mechón de pelo.

Desde entonces, el científico apoyo las teorías espiritistas y hasta el final de sus días, reafirmaría las experiencias vividas en aquel tiempo.

MANCROW

2 thoughts on “EL INCREIBLE FANTASMA DE KATIE KING

    1. A mi también me encantan esas cosas y estas historias. Pues es de esos hechos que se pudo confirmar por decenas de alumnas que lo vieron, lo que se desconoce es lo que causa eso, si se trata de un espectro o algún poder de su mente. Sea lo que sea, es increíblemente interesante. Un fuerte abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *