Naufragio

EL INCREIBLE CASO DE HUGH WILLIAMS

Publicada en Publicada en Curiosidades

Nadie puede discutir el poder de las palabras. Combinarlas con maestría permite convencer, seducir e incluso hipnotizar a quien las oye. Lo saben los políticos. Decir y callar lo que se quiere lleva al poder, al control de las masas, al dominio del mundo.

Esto se sabe desde el origen del hombre, de ahí por ejemplo los conjuros. En ellos, a través de las palabras adecuadas se consigue invocar a seres del más allá. Otro caso similar es el de los grimorios, libros mágicos con los que se hacen hechizos, encantamientos e incluso se consigue atraer al demonio.

Hoy sin embargo no os hablaré de ellos, sino de un nombre y un apellido, es decir, unas palabras que distinguen a una persona y como pueden influir en el devenir de los acontecimientos de ese individuo. Una historia tan increíble que parece imposible.

Todo empezó el 5 de diciembre de 1664. En aquella fecha, un barco navegaba por el estrecho de Menay, un canal natural de agua que separa a Gales de la isla de Anglesey. Desafortunadamente el navío se hundió. El siniestro fue dramático, ochenta y dos personas fallecieron. Sólo hubo un superviviente y este se llamaba Hugh Williams. Un hecho sorprendente, pero aun lo fue más, cuan un siglo más tarde, concretamente otro 5 de diciembre pero esta vez en 1785, se produjo otro naufragio en el mismo lugar. Esta vez fallecieron sesenta personas, de nuevo un único superviviente, otra vez su nombre era Hugh Williams. ¿Como podía volver a suceder lo mismo?, que se salvara una única persona y que esta se llamara igual. La probabilidad de que eso sucediera era casi nula.

Pero esto no terminaría ahí. En la misma zona un 5 de agosto de 1820, 24 personas perdían la vida en un velero y como sucedió en las dos veces anteriores, un único superviviente. ¿El sobreviviente era Jeremy Jackson?, No.  ¿Era Martin Bush?, No. ¿Su nombre era Hugh?, Si. ¿Y su apellido Williams?, si. ¿Como en los otros naufragios se le conocía como Hugh Williams?, Si, si y si. Parece increíble pero en tres casos, un mismo nombre Hugh Williams era el único superviviente de tres naufragios en un mismo sitio. De esto se puede deducir: 1) Que si te llamas Hugh Williams y navegas por el estrecho de Menay, el barco se hundirá 2) No te morirás en el naufragio.

¿Es esto una coincidencia?. Es tan poco probable que no lo parece. Entones, ¿Puede tener un nombre influencia sobre lo que te sucederá en el futuro?. ¿Estamos predestinados o interconectados por una fuerza invisible que nos marca nuestro destino y este puede venir a través de un nombre?. Y algo que parece más descabellado, ¿puede ser la misma persona en diferentes épocas?. Me gustaría saber vuestra opinión.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, SUSCRÍBETE al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Y por favor, comparte la publicación en las redes sociales, es la única manera de llegar a más público y que me permita continuar con mi pasión, que es seguir escribiendo sobre misterio y terror.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *