Hotel Cecil

EL FANTASMA ASESINO DEL HOTEL CECIL

Publicada en Publicada en Paranormal, Terror

Cuando el agua del hotel Cecil en los Angeles, empezó a salir casi sin presión, tan oscura que parecía negra, con sabor dulce y olor nauseabundo, supieron que algo extraño estaba sucediendo.

Al acceder a los tanques de agua de la azotea del hotel, descubrieron que en el interior de uno de ellos, había el cuerpo sin vida de una joven en avanzado estado de descomposición. Era el cuerpo de Elisa Lam, que había desaparecido tres semanas antes sin dejar rastro.

Elisa había ido a Los Angeles como turista, para visitar la ciudad de las estrellas Hollywoodienses que tanto había soñado en conocer. Entonces, si era una desconocida allí, ¿Quien iba a querer matarla?.

Por eso para la policía, inicialmente cogió cuerpo la hipótesis de un suicidio, ya que además no había signos de violencia ni pruebas de forcejeo alguno. De todas formas lo descartaron al comprobar que era imposible que la joven pudiera entrar en el depósito del agua por sus propios medios y mas inverosímil parecía al no haber saltado la alarma que había en la azotea. Para colmo, se quedaron sorprendidos al ver que el cuerpo de Elisa no cabía por la única trampilla del depósito de agua. Como dato a mayores, al realizar la autopsia, no encontraron rastro de drogas ni alcohol en su cuerpo que le llevaran a cometer algún comportamiento descabellado o la animaran al suicidio.

Al continuar la investigación, comprobaron las grabaciones de las cámaras del hotel y aquí es donde se produce la peculiaridad de este caso. Había imágenes de video en donde aparecía Elisa con vida, pero en un estado de angustia y terror, que los dejó a todos sobrecogidos.

Se veía a la joven en el ascensor del hotel totalmente asustada, como escapando de algo. Miro fuera a ambos lados y a continuación se pegó a la pared del elevador, como tratando de no ser vista por alguien o algo que pasaría por el pasillo.

Estremece también el comportamiento del ascensor, ya que a pesar de pulsar sus botones, la puerta se abre y cierra sin completar ninguna de las dos acciones continuando en la misma planta del edificio. Entonces Elisa salió del ascensor y se la vio gesticular, lo que indicaba que hablaba con alguien que sin embargo, no se podía ver. Al revisar el resto de grabaciones del hotel, comprobaron que no había nadie salvo ella.

Surgen varias cuestiones; si fue una alucinación, ¿por qué el ascensor no responde al ser pulsados sus botones?. Además, ¿Cómo entró en el deposito si no cabía por la trampilla, saltándose además la alarma de la azotea?.

Si eso de por si, ya sería argumento suficiente para una película de terror, al investigar el pasado de este hotel descubrieron algo mas inquietante, como si ese hotel estuviera endemoniado, ya que allí vivió durante una temporada Richard Ramírez, un asesino en serie adorador de Satán, que años antes había matado a 14 personas en los Angeles. También se hospedó en este lugar el austriaco Jack Unterweger, otro killer que asesinó como mínimo a 12 prostitutas. Y para completar el currículum de este macabro y sórdido hotel, allí vivió la dalia negra, una mujer brutalmente asesinada y de la que quizás algún día os hable.

Lo aterrador de esta historia, es que por primera vez es grabada una persona antes de perder la vida a manos de un ser que parece de otro mundo, en un estado de angustia y pavor terrible. Además se demuestra, al contrario de lo que piensa mucha gente, que los espíritus o demonios que puedes encontrar en algunos lugares, no son ni mucho menos inofensivos.

MANCROW

NOTA: Si te gustó lo que leíste, suscríbete al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *