EL FABRICANTE DE SALCHICHAS

Posted on Posted in Terror

Los asesinos en serie son egocéntricos. Hasta sus comportamientos mas atroces, los justifican para conseguir sus objetivos. Y mas vale que no te metas en su camino, ya que nadie esta libre de sus horribles actos. Y si lo dudas, mas vale que leas esta historia.

Adolph Louis Luetgert, era un Alemán que tenía un sueño. Quería montar su propio negocio. Como no tenía dinero, tuvo que emplearse en múltiples trabajos, hasta que ahorró lo suficiente para cumplir su deseo y nada mejor, que hacerlo en un país floreciente como era Estados Unidos a finales del siglo XIX.

Se instaló en Chicago, en donde se casa por primera vez con una mujer que se llama Caroline, pero como esta muere, contrae matrimonio de nuevo con una mujer que se llama Louisa Bicknese, que será  crucial para esta historia. Al año siguiente en 1879 monta un negocio de embutidos.

Pronto se convertiría en el rey de las salchichas. La gran calidad de su producto, llama la atención de todos los carniceros de la ciudad. Su marca, no podía tener un nombre menos impresionante que sus deliciosas salchichas, se llamaba Hermitage & Riverside. Era rico y tenía todo lo que se podía querer en esta vida, pero tenía una pequeña debilidad.

Estaba obsesionado con las mujeres, era mujeriego y muy vicioso sexualmente. Frecuentaba los burdeles de la ciudad y su mujer Louisa, rápidamente lo descubre. Las broncas eran monumentales y entonces Adolph, pensó que su esposa era un estorbo para él. Su esposa había perdido todo su atractivo, era extremadamente gruesa debido a que se zampaba continuamente salchichas. De 10 a 15 unidades por comida, era algo habitual. Adolph pensaba, que si su mujer no le permitía dar rienda suelta a su lujuria desenfrenada, simplemente tenía que eliminarla.

Lo que os decía, nadie esta libre de ser una víctima de estos perturbados mentalmente.

Un día, le pidió a uno de sus empleados que comprara 150 kilogramos de sosa cáustica para preparar un jabón, con la excusa de que tenía que limpiar la fabrica. Con la ayuda de ese trabajador , vierte esa cantidad en el mayor recipiente que tenía en la fábrica. Así comenzaría la fabricación de un extraño jabón, que contenía unos ingrediente muy particulares.

A los pocos días, Dietrich, el hermano de Louisa, denuncia en la comisaría la desaparición de ella. Como os imaginaréis, a la primera persona que le preguntaron sobre ella, fue a Adolph, que declaró que su mujer se había ido de casa con 18 dólares y que no sabía nada de ella. Como el inspector del caso era un curtido veterano llamado capitán Stotler, que destacaba por su pericia detectivesca, desconfió de lo que le decía. Cuando acude a la fabrica, interroga al empleado que había ayudado a Adolph cargando la sosa caustica, el cual le indica que el propietario le encargó tirar los restos de la extraña fabricación, en las vías de un tren. El inspector va a comprobar personalmente ese lugar y encuentra en ese sitio, huesos tirados en el suelo. Había descubierto el terrible secreto de Adolph. A continuación, regresa apresuradamente a la fabrica para revisar el recipiente donde habían depositado la sosa cáustica. Ve sorprendido, que el jabón no era blanco sino de un tono marrón. Al vaciarlo, se quedaron espantados. Había pequeños huesos de humano llamados sesamoideos. Pero no sólo encontraron esos restos, también había unos anillos con las iniciales LL que correspondían con el nombre de la mujer de Adolph. Finalmente, este sería encarcelado, muriendo dos años mas tarde en prisión.

La población quedó conmocionada y corrió el rumor de que los restos de la mujer de Adolph, habían sido triturados y embuchados para formar parte de las salchichas. Eso provocó que en unos meses no se vendiera practicante ninguna y que su precio disminuyera de manera increíble.

Los incautos que se atrevían a comerse este producto gastronómico, corrían el riesgo de cometer canibalismo de manera involuntaria. Espero que este relato, no os impida a seguir comiendo salchichas, que os aprovechen.

MANCROW

 

2 thoughts on “EL FABRICANTE DE SALCHICHAS

  1. La mente humana es capaz de hacer hasta lo impensable, atravesar los límites de la cordura y actuar de manera irracional para satisfacer sus necesidades y obtener beneficios, aunque se traten de sucesos incomprensibles para cualquiera.
    Como siempre muy buena historia Manu. Gracias.

    1. Si, la mente humana, es capaz de lo mejor y de lo peor. Pueden ser tan crueles, que es difícil imaginar lo que llegan a hacer . Me gusta saber de los asesines en serie, porque me cuesta entenderlos. Son egocéntricos, faltos de empatía, crueles. Parecen poseídos por la maldad absoluta. Lo terrible, es que muchos de ellos pueden pasar totalmente desapercibidos para todos nosotros. Gracias por leerme y escribirme, te mando un beso muy grande.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *