Dover 3

EL DEMONIO DE DOVER

Publicada en Publicada en Terror

Una de las criaturas mas increíbles que se vieron en el siglo pasado, fue el demonio de Dover. No podía llevar otro nombre, un ser tan extremadamente horrible.

Aun hoy en día se desconoce si se trababa de un ente singular, único, o si por el contrario había otros muchos como él. Algunos pensaron que se trataba de ser elemental que como ellos, aparece y desaparece sin ningún criterio aparente y sin dejar un rastro que pueda permitirnos seguir su pinta. Otros sin embargo, en vista de la descripción que se le dieron, apuestan por una presencia de otro planeta, pero no adelantemos acontecimientos, aun no sabemos como apareció y ni siquiera como era su aspecto.

El 21 de abril de 1977 en un lugar próximo a Boston llamado Dover, tres muchachos iban en un automóvil. Era un lugar montañoso, de esa clase de sitios en donde más de una vez nos hemos asustado pensando que podría aparecer algo no deseado en medio de la nada o que el vehículo se detiene en una inmensidad de naturaleza y oscuridad. Pues en un lugar como ese  fue donde Bill Barlett montado en un automóvil, vio por unos segundos al demonio de Dover. Estaba a su derecha en la orilla de la carretera como aparecen las criaturas en las películas de terror o en vídeos que circulan en internet y que nos sobrecogen. El muchacho se quedo tan sorprendido, que no pudo pronunciar ni una palabra hasta que pasaron unos instantes. Cuando se sobrepuso, le preguntó a los compañeros si lo habían visto y estos le respondieron negativamente.

Dover

Cuando llego a su casa, dibujó lo que había visto. Según él, tenía poco más de un metro de altura, como si fuese un bebe grande. Poseía una cabeza desproporcionada, demasiado grande para su cuerpo. Las extremidades eran muy largas al igual que sus dedos. No tenía pelo y el color de su piel era grisáceo con aspecto rugoso, pero eso no fue lo que mas temor le causal, eran los ojos lo que asustaría hasta el mas valiente. Eran semejantes a los que se describen de Mothman (el hombre polilla), grandes y vidriosos, centelleando con un color anaranjado.

No parece que existiera fraude, ya que si así fuese, lo lógico es que los tres coincidieran en la declaración y dijeran que lo habían visto. Entonces, ¿Sería una alucinación del muchacho?. Cualquiera de nosotros respondería afirmativamente, pero algo sucedería poco después que eliminaría esa posibilidad.

A las pocas horas, un joven de 15 años vio a un ser extraño en las proximidades del primer avistamiento. Con una valentía que resulta encomiable lo fue siguiendo, algo que poca gente haría si lo pensara fríamente. Lo persiguió a través de un barranco tratando de hacerlo con sigilo para que la criatura no se diera cuenta de su presencia. Pero en un momento del recorrido lo perdió de vista y al instante, se lo encontró apoyado en un árbol mirándolo, como esperándolo. Su gesto parecía preguntarle, como se había atrevido a seguirlo y que lo pagaría muy caro. Ni un segundo hubo que esperar para que el muchacho corriera como alma que lleva el diablo y lograra salvarse.

Aunque no dibujaba tan bien como Bill Barlett, su descripción coincidía con la de él. Unos ojos luminosos que lo estremecieron. No sería el último en verlos.

Dover 1

Al día siguiente, una pareja que paseaba en esa población se sobresalto. Ella vio una criatura que posteriormente describiría con tez palida, con la agilidad de un mono. Aunque en esta ocasión esos ojos terribles, desprendían un color verde. Otra característica que no concordaba con los otros dos testigos, es que caminaba a cuatro patas bajo un cuerpo que describiría como algo similar a un perro salchicha.

Días después, muchas más personas dijeron haber visto a esta o estas criaturas, pero para entonces la prensa ya había informado de los primeros avistamientos y temiendo que otros individuos sólo buscaran protagonismo, se desestimo la credibilidad de los siguientes testigos.

Buscando algo similar en otros lugares del planeta, se puede decir que existen en las leyendas canadienses seres con un aspecto similar al demonio de Dover llamados Manneguishi y otros en Africa a los que llaman Backoo.

No serían los últimos en aparecer. Tiempo después, estas criaturas se verían en Chile.

Un ejemplo más de seres denominados imposibles, fuera de cualquier registro de fauna oficial e incluso de los libros de mitología. Ahora habrá que saber si se tratan de seres de este mundo, de otra dimensión o pertenecen a otros planetas.

NOTA: Si te gustó lo que leíste, SUSCRÍBETE al blog y recibirás en tu correo las nuevas publicaciones y relatos creados por mi.

Y por favor, comparte la publicación en las redes sociales, es la única manera de llegar a más público y que me permita continuar con mi pasión, que es seguir escribiendo sobre misterio y terror.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *