BARCO FANTASMA A LA DERIVA, EL MARY CELESTE

Posted on Posted in Terror

El mar siempre resultó misterioso y aterrador por partes iguales. Ya lo temían en la antigüedad. Algunas civilizaciones pensaban que adentrarte en el océano, te conducía al país de los muertos, de donde no había retorno. Basta ver mapas antiguos, para descubrir que para ellos la tierra era plana. Llegaba un punto en donde el mar, caía en cascada al vació y las proximidades del abismo, estaban plagadas de criaturas marinas estremecedoras.

Los griegos creían que en sus profundidades, se ocultaban animales monstruosos como las engatusadoras sirenas, que con sus dulces cantos te arrastraban a las rocas para después devorarte o las bestias masculinas llamadas tritones, poseedores de trompetas que al tocarlas calmaban o encabritaban el oleaje. Ante esos peligros, el navegante sabía que su fortuna, sólo dependía del dios de los mares Poseidón.

Los hebreos descubrieron al leviatán, un reptil en forma de serpiente tan grandioso, que le permitía engullir a un navío entero sin dificultad.

¿Y quien no conoce a ese monstruo de la mitología escandinava llamada Kraken?. Una especie de pulpo o calamar gigante, que emergía del abismo para atacar a los barcos y tragarse a sus marineros.

Nadie puede vencer a esos monstruos salvo con la ayuda divina. Ahora entenderéis que con estas y otras muchas bestias del mar, así como sus peligros en forma de tormentas u olas gigantes, el marinero sea precavido. Aunque yo diría mas bien que es supersticioso. Por eso cuidan los nombres de sus barcos, para que no se puedan relacionar con las tormentas, evitando así que sean atraídos por ellas. O la creencia de que no se debe cambiar el nombre a un barco para que la mala suerte no te persiga. También utilizan las señales del mas allá para salvar sus vidas, como por ejemplo, la creencia de que aves como los albatros o las gaviotas, son la reencarnación de los marineros muertos avisando de una próxima tormenta.

Todo esto lo hacen no solo por respeto hacia el mar, sino porque lo temen, aunque ellos no lo reconozcan. Como veis, los hombres siempre quisieron poner cara a los peligros del mar aunque fuese la desagradable imagen de un monstruos, pero la realidad, quizás pueda ser aun mas aterradora. Y entenderéis lo que os digo, cuando leáis la historia que os contaré a continuación.

Esta relacionada con el barco bergantín denominado Mary Celeste, aunque en su origen, allá por el año 1861 cuando se construyó en Nueva Escocia en Canadá, fue bautizado con el nombre de Amazon.

Este barco parece como si estuviera maldito desde su origen, ya que el primer capitán que estaba previsto que lo manejara, murió ahogado cuando se dirigía a Nueva Escocia para dirigirlo. Pero la mala fortuna no terminaría aquí. El siguiente capitán caería al mar y moriría ahogado, en el primer viaje del para entonces llamado Amazon.

Pasaron los años y en 1867 encalló accidentalmente en la costa de Nueva Escocia. Tras rescatarlo, su dueño decide venderlo a un ciudadano Estadounidense en 1867. El nuevo propietario mejoraría su instrumental y haría algunas reformas entre las que estaba el cambio del nombre, a partir de entonces le llamaría “Mary Celeste”. Como ya sabéis, para un marinero el cambio de denominación, es mala suerte segura. Sin embargo, hizo 3 viajes sin que se produjera ningún contratiempo. Fue a partir del 5 de noviembre de 1972 cuando algo misterioso sucedería. En esa fecha, zarpó desde Nueva York dirección a Genova con un cargamento de 1000 barriles e alcohol industrial, valorado en 37 mil dólares de la época, sin duda una pequeña fortuna.

No se volvió a saber mas del barco, desapareció con su capitán llamado Briggs.

Un mes después, el 5 de diciembre de 1972, otro barco de nacionalidad inglesa llamada “Dei Gratia”, avista en las proximidades de las Azores un velamen blanco perteneciente a un barco que realiza extraños movimientos.

Su capitán llamado David Morehouse, observó desde el puente con su catalejo, que casualmente, era el barco manejado por su amigo el capitán Briggs. Al dirigir su lente por todo el barco, vio que sólo tenía desplegadas parte de sus velas, pero lo que lo dejó boquiabierto fue observar que no había nadie en la cubierta. Hicieron varias señales luminosas y acústicas, pero continuó sin verse ni un alma en el puente del Mary Celeste.

Con cierto temor, tres miembros de la tripulación del barco inglés, accedieron al barco errante. Tras revisar por las bodegas y los diferentes camarotes, no encontraron ni a una sola persona. Es en la cocina, en donde descubrieron algo sorprendente. Habían colgadas tres camisas, pocas para una tripulación mas abundante y una olla tibia en la que se estaba guisándose un pollo. Sobre la mesa, tres platos y sus respectivas tazas de te, que aun humeaban por el calor.

Las últimas anotaciones del capitán, databan del 24 de noviembre y nada relevante aparecía en ellas, salvo la reseña de una inminente tormenta sin gran importancia. La mercancía del navío estaba intacta, sólo faltaba un bote salvavidas y material de navegación como un cronómetro, una bitácora y un sextante. Y salvo algunos barriles de agua desplazados, no había nada extraño en el barco, sin contar que faltaba toda su tripulación.

Se ha escrito muchísimo sobre este misterioso barco, ¿qué fue lo que sucedió allí?. ¿Por qué desaparecieron o huyeron del navío precipitadamente, si el bergantín estaba en perfecto estado?. Existen al respecto varias teorías:

Una de ellas dice considera que cuando la tripulación estaba en cubierta mientras el capitán, su mujer y su hija se encontraban en la cocina, un monstruo los barrió del puente del barco y al salir los tres miembros de la familia al rescate del resto de la marinería, estos fueron devorados por la criatura corriendo con la misma suerte que el resto de la tripulación.

También existe la teoría, de que fueron asaltados por los piratas. Pero, ¿Por qué no se llevaron la mercancía?.

Otra alternativa, es que el cocinero los mató, siendo tres los últimos supervivientes. Aunque después serían envenenados con la comida que se encontró. Los seguidores de este supuesto, argumentan que posteriormente el cocinero puso punto y final a su vida trastornada, arrojándose al mar por la borda.

Menos extraña, parece la hipótesis de que el capitán sospechando una fuga de gases causada por el alcohol que transportaba en las bodegas, que pudiera causar una explosión o la asfixia por el gas generado, decidió irse en un bote con toda la tripulación.

No se descarta tampoco la posibilidad de que parte de la dotación se estuviera bañando y que una ola imprevista, escorara el barco de tal manera, que el resto de tripulación cayera al mar sin poder regresar al barco.

Descabelladas o no las diferentes teorías, ninguna se puede descartar ante tal misterio. Sin embargo, todas estas hipótesis fueron rebatidas, por lo que no existe una conclusión determinante.

¿Cuál es la vuestra?.

MANCROW

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *